viernes, 29 de abril de 2016

Shinrin-yoku o baño de bosque. Los bosques son terapeúticos.



Los bosques son terapeúticos.
Hace años tuve una experiencia mágica en mi primer contacto con un bosque, de los Pirineos. Me resulta complicado describir lo que sentí y temo que las palabras no alcancen para transmitir la sensación de pertenencia y bienestar que me envolvió,  en ese contacto con la Naturaleza en su estado más puro y libre de la mano del hombre.

En cierto modo fue como llegar a casa tras una larga ausencia, un llegar a casa elevado a su máxima potencia; algo dentro de mí me decía que formaba parte de ese bosque, una especie de conexión que me hablaba de una sabiduría instintiva que sabía lo que era bueno para mi bienestar, mi equilibrio interior y mi salud.

 



El contacto con la naturaleza en su estado puro tuvo un efecto calmante que perduró en mi conciencia durante días y aún hoy cuando cierro los ojos puedo revivir esa sensación que mi memoria parece atesorar como si de un bien preciado se tratara.
Recientemente he descubierto que mi sensación tenía nombre: Biofilia (afinidad y apetencia de estar en contacto con la naturaleza;  y no es una sensación exclusivamente personal, sino  que es común al más común de los mortales


Es por eso que he decidido hablar de los bosques terapéuticos, comenzando por dar respuesta a dos preguntas: ¿Qué significa el concepto de bosque terapeútico? ¿Cómo se origina?
Este concepto llega de Japón, concretamente de las investigaciones realizadas por Yoshifumi Miyazaki (antropólogo y fisiólogo de la universidad de Chiba) y Qing Li doctor en inmunología del Departamento de Higiene y Salud Pública de la Escuela Médica Nipona de Tokio.
El propósito de sus investigaciones fue demostrar el efecto que tiene para el hombre el sumergirse en un bosque.
El estudio llegó a la conclusión de que tras un paseo durante unas horas por el interior de un bosque maduro (en el sentido de que la acción del hombre aún no haya tenido lugar), la presión sanguínea baja, el stress disminuye, se reduce el nivel de glucosa, la actividad nerviosa se estabiliza, baja la actividad cerebral prefontal y el sistema inmunológico se activa.
Otro beneficio demostrado fue que el baño de bosque favorecía el incremento de proteínas anticancerígenas. Por otra parte, se han demostrado como una terapia eficaz en el tratamiento de los síntomas de la fibromialgia.
Así de terapeúticos son los efectos del shinrin-yoku cuya traducción es baño de bosque, y que se viene practicando en Japón desde hace 30 años por recomendación de médicos y expertos en el cuidado de la salud.
 
 
 
 
Qing Li, en su Introducción a la medicina del bosque expuesta en el Congreso “Forest for People” consideró los baños de bosque como método a tener en cuenta en la medicina preventiva. Por otra parte la Sociedad Internacional de Medicina de la Naturaleza y el Bosque –INFOM-, creada con la misión de continuar y difundir con las investigaciones en este terreno, y cuenta con estudiosos de Japón, Corea, Finlandia, Grecia y EE.UU
Lo que está claro es que si se divulgan los beneficios del bosque, más se luchará por su preservación, y a pesar de que la medicina tradicional está enfocada más en curar que en prevenir, según el especialista en medicina interna Antoni Fernández Solá, la opción más inteligente y eficiente desde todos los puntos de vista es la prevención.
Visto lo visto, habrá que localizar un bosque con alma lo más cerca posible de nuestro entorno y contactar con la naturaleza, porque formamos parte de ella, aunque el asfalto haga que nos olvidemos de ella.
 
 
 
 
Michelle de Chardin
 
 
Entrada cortesía de Afilado Online quien le brinda la oportunidad de mantener afilados sus cuchillos, tijeras y herramientas que requieren afilado de forma fácil y sencilla. Servicio de recogida y entrega a domicilio,
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario